Soy dentista y nadie me conoce

Soy dentista y nadie me conoce

Soy el mejor dentista que mi universidad haya titulado, pero no tengo pacientes

 

.
¿De qué sirvieron las desveladas, las horas de clínicas interminables y los 10 de calificación si cuando monto mi consultorio y abro en horario extendido no tengo pacientes?

No es la primera vez que tú o nosotros hemos escuchado esa frase, pareciera que todos aquellos “genios” esperan que  los pacientes sepamos eso, mejor aún, podamos detectar, casi casi oler a los genios dentistas a kilómetros de distancia. ¿De qué sirve tener el mejor talento del mundo, el mejor aparato de diagnóstico si nadie nunca ha oido hablar de nosotros?

La PUBLICIDAD es la herramienta para dejar de ser unos completos desconocidos, la publicidad está pensada para que la gente nos conozca, para que los pacientes nos recuerde, para que el día que tengan un malestar sepan con quién acudir. Sin embargo la publicidad no es sinónimo de ventas directas e inmediatas, es una herramienta para decirle al mundo que existimos y que estamos cerca.

La publicidad convencional que no requiere mucha inversión y aún eficaz que impacta al consumidor y en este caso a los pacientes es:

  • Volantes.
  • Trípticos.
  • Lonas.
  • Caballetes.
  • Posters.
  • Revista local.
  • SMS.
  • Tele-marketing.
  • Bardas.

 

¿Y tú usas la publicidad a tu favor? Conoce más a fondo sobre publicidad en el seminario “De Odontólog@ a Empresari@”, iniciamos este sábado 30 de mayo de 2015, haciendo uso del cupón ODONTOSPONSOR, sigue las instrucciones aquí.

 

De Odontólog@ a Empresari@

De Odontólog@ a Empresari@

 

Suscríbete a nuestro boletín llenando los siguientes campos y entérate de todo lo relacionado al mundo empresarial odontológico.

Aviso de privacidad