Mas vale prevenir que curar

Mas vale prevenir que curar

¿Por qué debemos tomar conciencia de la importancia de mantener una correcta salud bucal?

No sólo debemos preocuparnos de los dientes cuando de cuidar la boca se trata, la boca la componen los dientes, las encías, el paladar duro y el suave, la lengua, las glándulas salivares, la mandíbula y los músculos para masticar. Cuando pensamos en la boca, lo que más nos suele interesar es tener una dentadura blanca y brillante, pero olvidamos que todo lo que rodea esa dentadura es tan importante como la propia dentadura en sí.

Está demostrado que hay enfermedades bucodentales que comparten factores de riesgo con enfermedades crónicas importantes tales como: infecciones respiratorias, enfermedades cardiovasculares y embolias, osteoporosis, diabetes, problemas en el embarazo y partos prematuros, hipertensión, alteraciones hepáticas y insuficiencia renal.
La identificación temprana de enfermedades bucales contribuyen al pronto diagnóstico de otras enfermedades sistémicas ya que en muchas ocasiones son reflejo de que algo “no anda bien” en nuestro organismo. La enfermedad bucal más común es la caries dental, pero hay muchas más, algunas derivadas de la propia caries: gingivitis y periodontitis, ampollas bucales, infecciones orales por hongos (micosis), sequedad bucal, cáncer oral.

Por ejemplo, en nuestra boca se acumulan millones de bacterias, muchas de las cuales son exclusivas de esta zona del organismo. Estas bacterias producen unos mediadores inflamatorios (prostaglandinas e interleucinas) que se distribuyen a todo el organismo a través de la sangre, propagando infecciones a cualquier parte del cuerpo. La sangre va depositando estas bacterias en los músculos y articulaciones provocando decaimiento de fuerza que se manifiesta en forma de fatiga muscular y cansancio así como pérdida del tono fibrilar. Esto provoca que resulte fácil que se produzcan desgarros, dolores articulares o lesiones tendinosas de lenta recuperación.

Otras afectaciones comunes que también pueden tener su origen en la boca son los dolores musculares de cuello y espalda así como el dolor de cabeza. Se relacionan con una manera de masticar incorrecta y con el bruxismo o apretamiento dental.Los defectos en el equilibrio están también estrechamente relacionados a una mala oclusión dental. La ausencia de piezas dentales provocan alteraciones en el aparato digestivo ya que al no poder triturar el alimento con normalidad el estómago se ve obligado a trabajar más y a llevar a cabo un exceso de gasto energético y una digestión más lenta lo que puede desembocar en una mala nutrición.

 

Como vemos, es muy importante preocuparse y cuidar correctamente nuestra boca. Llevar una correcta higiene bucal y preocuparse por nuestra salud bucodental debería ser una condición fundamental para todos nosotros.

La prevención nos puede ayudar a evitar posteriores tratamientos dentales costosos y dolores crónicos. Una correcta higiene bucodental acompañada de una dieta sana nos ayudarán a disfrutar de una excelente calidad de vida y de una buena dentadura por mucho tiempo.

 

Acude con tu dentista al menos una vez cada seis meses para una revisión odontológica y prevenir culquier enfermedad. Solamente ellos pueden diagnosticar y llevarte por el mejor camino para tener y mantener tu salud bucal. Todo puede comenzar con una visita para limpieza :)

 

¿Cuidarás más tu salud bucal con lo que ahora ya sabes? Comparte con tus familiares. ¿Y a ti doctor, no sería mejor que todos como pacientes tomaramos conciencia al respecto?

 

Suscríbete a nuestro boletín llenando los siguientes campos y entérate de todo lo relacionado al mundo empresarial odontológico.

Aviso de privacidad