Le remití una endodoncia y se quedó con mi paciente

Le remití una endodoncia y se quedó con mi paciente

Cómo confiar en mis colegas si me roban pacientes…

 

Lealtad

La lealtad es un principio que básicamente consiste en nunca darle la espalda a determinada persona o grupo social que están unidos por lazos de amistad o por alguna relación social, es decir, el cumplimiento de honor y gratitud, la lealtad está más apegada a la relación en grupo (wikipedia).

 

Esta definición nos agrada mucho ya que menciona la unión de relación social, cumplimiento de honor y gratitud. Entonces entre colegas dentistas hay una relación social, además si confiamos entre todos para proporcionar un tratamiento que aliviará al paciente entonces creemos en el cumplimiento de honor y gratitud.

 

Remitir a un paciente

Como profesional de salud oral hay ocasiones en las que es necesario referir a un paciente con un colega, por diversas causas, como por ejemplo:

  • Falta de aparatos para un buen diagnóstico y tratamiento
  • Sin especialidad en un área. Como dentista no se puede ser todólogo, algunos son dentistas generales, otros endodoncistas, odontopediatras, etc.

Generalmente cuando se remite a un paciente se hace con alguien de confianza para que juntos lleven a buen fin el tratamiento dental.

Entonces ¡¿Por qué te robas a mi paciente?!

 

En algunas ocasiones hemos estado en pláticas donde el robo de paciente por remitirlo sucede, recientemente el sábado 18 de marzo en el seminario de Neuroventas dentales nos volvieron a platicar el tema causando disgusto por romper la confianza brindada entre dentistas. Esto lo platicamos a la hora de la comida, pero se tocó el tema de un acuerdo entre colegas o un acuerdo de lealtad entre dentistas donde todo dentista se uniera y lo respetara.

 

Acuerdo de lealtad entre dentistas

¿Por qué robar a los pacientes si es un ganar-ganar? Gana el dentista que remite porque brinda una atención integral al paciente, gana el dentista receptor porque genera un ingreso que no tenía considerado. Y finalmente gana el paciente porque tiene a dos expertos preocupados por su bienestar.

Algunas veces el dentista receptor no es quien roba al paciente, es el mismo paciente que decide mejor quedarse en ese consultorio y ya no volver con el dentista inicial. Todos estamos de acuerdo que al final el paciente como consumidor y por tratarse de su salud decide con quien se quiere quedar y atender, pero eso no exime al dentista receptor de invitarlo a regresar con su dentista original.

Hoy el equipo de OdontoEmprende te invita a que juntos formemos este acuerdo de lealtad entre dentistas para evitar este robo de pacientes. A continuación proponemos puntos para dar inicio a este acuerdo.

Con el acuerdo lo imprimes y lo firmas junto a tu colega al que vayas a remitir pacientes para ambos estar de acuerdo en cómo trabajarán en el paciente con la finalidad de obtener un ganar-ganar.

El acuerdo

Acuerdo de lealtad entre dentistas

__________ a __ del mes de ________ del año ____

Yo soy dentista al igual que tú y confío plenamente en ti, en tus habilidades médicas así como en tu integridad como persona la cual respeta el trabajo de todos los colegas en el área del cuidado de la salud oral.

A partir de esta fecha comenzaré remitirte a algunos de mis pacientes (clientes) que han confiado en mi su salud oral. Los remitiré a ti porque sé que tú puedes ayudarme a trabajar para lograr un tratamiento efectivo para el paciente, el cual lo aliviará de malestar de la enfermedad que yo te refiera.

Ambos sabemos que esta es una relación ganar-ganar debido a las siguientes consideraciones:

  • Yo gano porque con tu apoyo brindo una atención integral al paciente.
  • Tú ganas porque generas un ingreso económico que no tenías considerado.
  • El paciente gana porque tiene a dos expertos preocupados por su bienestar.

Bajo este esquema nos alinearemos a las siguientes reglas para poder llegar al ganar-ganar.

  1. Yo te explicaré la situación médica de mi paciente y el por qué es necesaria tu intervención.
  2. Yo le proporcionaré la dirección de tu Consultorio a mi paciente para tratarse.
  3. Yo le diré a mi paciente que una vez terminado contigo el tratamiento continúa conmigo en mis instalaciones.
  4. Tú dentista receptor entenderás el por qué de tu intervención y te comprometerás a brindarle tu mejor servicio a mi paciente para tratarlo únicamente sobre el tema que te he comentado.
  5. Tú por ningún motivo incitarás al paciente a que se quede contigo para terminar su tratamiento y futuros que pueda tener.
  6. Tú desde que recibes a mi paciente le explicarás el por qué está contigo y que tú y yo somos grandes colegas que nos apoyamos y cuando tú termines tu actividad el paciente deberá volver conmigo a mi consultorio.
  7. Si el paciente desea quedarse contigo para continuar su tratamiento o para otros tipos de tratamientos tú deberás negarte diciendo que como acuerdo entre profesionales él como paciente debe volver conmigo y tú no puedes aceptar a tratarlo porque tu atención ya ha terminado.

_______________________________                                                 _______________________________

Dentista que recibe (nombre y firma)                                               Dentista que remite (nombre y firma)

Conclusiones

Tú como dentista tienes ética y debes respetar el trabajo de tus demás colegas. ¡En eso todos estamos de cuerdo! Trabajemos para que podamos mandar a nuestros pacientes con un colega sin temor a que nos lo robe.

En el siguiente link encontrarás el acuerdo listo para imprimir. Clic aquí

Por favor si crees que este acuerdo se puede mejorar manda un mail a hola@odontoemprende.mx o escribe en los comentarios con tu cuenta de facebok.

 

 

Suscríbete a nuestro boletín llenando los siguientes campos y entérate de todo lo relacionado al mundo empresarial odontológico.