¡Ése no es doctor, es dentista!

¡Ése no es doctor, es dentista!

Odontología es una profesión que exige de los que a ella se dedican: el sentido estético de un artista, la destreza manual de un cirujano, los conocimientos científicos de un médico y la paciencia de un monje.

Así definía el papa Pio XII, esta hermosa y compleja profesión.

Pero ¿has notado, que por alguna razón, nuestra profesión no siempre es bien reconocida?

Hace tiempo en mí lugar de trabajo, escuché esta frase con varios pacientes, uno de ellos, con un paciente de 5 años que me decía gracias Dr. y luego su mamá le corregía, “no hijo él no es Doctor es dentista”.

Lo que me llevó a reflexionar acerca de la percepción que tienen algunas personas ya sean pacientes o compañeros del área de la salud sobre nuestra hermosa profesión.

Si te dedicas al área institucional hospitalaria, te habrás dado cuenta que, para algunos colegas de otras áreas médicas, pareciera que no estamos capacitados para algunas funciones, entre otras cosas, siendo que somos un eslabón muy importante en la cadena de salud de los pacientes. Por ejemplo la frecuencia de las infecciones de origen dental en paciente con enfermedades sistémicas.

De hecho si has notado también los laboratorios nos hacen a un ladito, ya que la mayoría de atenciones y si hasta regalos son para los médicos generales, muestras y ese tipo de cosas. ¿Será que ignoran que el odontólogo también médica?

Y qué decir de ciertos problemas que se presentan día a día y desde hace mucho tiempo en la práctica privada. Ejemplo de ello, es cuando los pacientes regatean nuestros servicios, los precios, o incluso se quejan por qué cobramos la consulta, o bien el “me lo puede dejar más barato”.

Y qué tal el clásico de clásicos, que cementas por ejemplo tu corona estética y el paciente te dice le dejo $100 y la siguiente consulta los $ 1,000 que le resto (si bien te va). Además te puede salir con el terrible, “hoy no traje dinero le puedo liquidar en la siguiente”.

Así también he notado que se minimiza la complejidad de varios procedimientos, por ejemplo una extracción dental, he escuchado “Hay Dr. pero si sólo es sacarme una muela, para qué quiere una radiografía y estudios de sangre, y luego cuánto me cobra si el Dr. de mi tía las saca rápido y sin tanto rollo, además de que cobra bien barato.

Para todo esto creo que hay un gran número de factores en contra nuestra en los que podemos trabajar.

Información

Este es un punto medular del problema debido a que no existe mucha información acerca de la importancia del servicio odontológico tanto a nivel institucional o privado causa la idea errónea de que el odontólogo no está capacitado, por ejemplo al nivel de profesionistas afines. Siendo que nuestra profesión requiere de conocimientos de Radiología, farmacología, medicina, anatomía, fisiología, urgencias, técnicas quirúrgicas, manejo de residuos biológicos, y sí, también mercadotecnia, jurídicos y empresariales solo por mencionar algunos.

Nuestra profesión es de suma importancia en el eslabón de salud del paciente, no por nada la caries afecta al 97% de la población mundial, y las infecciones cervico faciales de las más complejas y con un alto riesgo y costo para el paciente y el sector salud.

Es importante mencionar a nuestros pacientes que, un procedimiento dental, es muy similar a una cirugía, desde una resina que requiere anestesia, aislamiento, materiales estériles  y campos de protección, es un procedimiento complejo, y por supuesto puede haber complicaciones y riesgos.

Le explicaba a un paciente los riesgos y complicaciones que puede tener el procedimiento de una resina, desde la infiltración de la anestesia, la comunicación pulpar, la micro filtración, la sensibilidad etc. Y su respuesta fue: “Dr. muchas gracias la verdad es que yo pensé que sólo llegaban y ponían una pasta y ya, pero veo que es algo serio”.

Con esto creo que al paciente puede concientizarse, además de lo complejo que es el área dental, tomará importancia de su salud bucal y si además de que es posible que razone el por qué de los precios que muchos consideran altos.

También sería viable informar a nuestros pacientes por qué se cobra una consulta ya que al momento de realizarles una revisión o consulta, se utiliza material estéril, y barreras de protección desechables a fin de garantizar su seguridad y una atención de calidad. Una propuesta de ello sería, en la sala de espera, colocar un aviso, Con el fin de brindarle la mejor atención y garantizar su seguridad, se realizara su revisión con material desechable y estéril, por lo que el precio de su revisión será de $. Es sólo una propuesta, así el paciente ya sabe y va preparado… se informa. He visto en varios lugares, por ejemplo, las farmacias de genéricos tienen letreros con la leyenda consulta $50 y haciendo un breve paréntesis (hasta por revisar tu celular te cobran).

Formación

Este Punto quizá controversial, pero considero que los paradigmas se hicieron para romperse y que los cambios son buenos.

Hay muchas lagunas en la formación universitaria. Una vez dentro de la materia de odontología preventiva escuché cómo un profesor regañó y puso en evidencia a un compañero que le dijo cliente a un paciente. Pero, la estadística dice que la mayoría de egresados optarán por el sector privado es decir, emprender un negocio, un consultorio una empresa luego entonces ¿el paciente no es un cliente también? Lamentablemente, supe tiempo después que ese profesor no ejercía de forma privada, de hecho sólo daba clases.

Y si eres de aquellos que como yo emprendió un consultorio, sabes cuánto dinero cuesta el poner tu consultorio (sólo con lo básico).

En muchas ocasiones en la universidad ni te hablaron de costos, gestión, gastos fijos, variables, gastos jurídicos, de operación, y mucho menos de salarios profesionales, costo de tu tiempo por hora, etc. Es decir no recibimos una formación EMPRESARIAL, y creo que es una deficiencia en la formación del odontólogo.

¿No te hubiera sido útil recibir más entrenamiento o capacitación de ese tipo antes de salir?

También considero que el odontólogo debería rotar al menos 6 meses en hospital, así se fortalecería la formación del odontólogo y su convivencia con otras áreas y especialidades de la medicina con la cuales se verá en constante interacción al salir de la carrera. Así tanto las otras áreas conocerían más la labor del odontólogo y no se limitarían a pensar que sólo tapamos muelitas como se ha dicho en ocasiones, ¿acaso no vemos pacientes cardiópatas o con enfermedades sistémicas?

En conclusión considero que la información tanto a nuestros pacientes como a la sociedad en general es fundamental, para resaltar la belleza y complejidad de nuestra profesión, pero así mismo una mejor formación desde las aulas y después de ellas reforzar la imagen del odontólogo  y de la profesión, es posible que más adelante nuestra profesión goce del reconocimiento y admiración que merecemos. Un saludo fraternal a mis colegas odontólogos y un agradecimiento especial ala equipo de OdontoEmprende por el espacio.

 

Si tienes alguna historia o estrategia por compartir con la comunidad deja un comentario. Los comentarios son con tu Facebook.

 

Autor: C.D Javier Martínez Ramos experto en PNL y colaborador OdontoEmprende

 

Suscríbete a nuestro boletín llenando los siguientes campos y entérate de todo lo relacionado al mundo empresarial odontológico.

Aviso de privacidad