Es momento de cerrar mi clínica o consultorio

Es momento de cerrar mi clínica o consultorio

¿Realmente debo dejar ir a mi bebé?

 

Cerrar tu clínica o consultorio dental no es una decisión fácil. Empezaste con mucho entusiasmo, ´te capacitaste como especialista, invertiste una cantidad considerable de dinero, pero aún así vas a bajar la cortina y tus pacientes ya no estarán contigo.

Algunas razones del cierre de tu negocio dental pueden ser las siguientes:

Financieras

No está entrando el suficiente dinero para llevar tu vida, gastas más en insumos y al final te queda muy poca ganancia.
Recuerda que tu ganancia (utilidad) es equivalente a restar los gastos que tienes a tus ingresos generados.
Si esa utilidad solamente te ayuda a mantenerte en números negros (sin pérdidas), pero no te ayuda a sobrellevar tus gastos personales del día a día, entonces podemos habar de que el negocio no es rentable, no te da los resultados para llevar tu vida. Aquí podríamos realizar una análisis de qué está sucediendo, si tus gastos son muy elevados podemos pensar en disminuirlos considerablemente e incluso generar una estrategia de marketing para cambiar esta situación.

Por otro lado tus gastos son mayores a tus ingresos, es decir, tienes pérdidas constantes, es normal pasar por períodos de pérdidas, pero si es continuo mes tras mes entonces tenemos un problema financiero y quizá la opción viable sea cerrar el negocio.

Sin importar en cuál situación te encuentres no cierres tu negocio hasta haber realizado al menos un par de estrategias de mejora.

 

Mercado

Encontrarse en el mercado equivocado es también un motivo de cierre, quizá no realizaste un análisis del mercado previamente. Resulta que tu mercado buscado y añorado es la Ortodoncia, pero en el lugar geográfico donde te encuentras ese tratamiento no es bien recibido, se percibe muy caro o simplemente la ortodoncia no es de importancia para los pacientes.
Por otro lado quizá llegaste a un mercado demasiado exigente, que te genera demasiado estrés simplemente por una profilaxis y además quieren que los atiendas a un precio muy por debajo del promedio. Esto nos dice que estamos en el lugar incorrecto y que esos pacientes no son los pacientes que deseamos. Quizá si fuéramos una fundación esos pacientes nos interesarían, pero no lo somos

Sin importar en cuál situación te encuentres no cierres tu negocio hasta haber realizado al menos un par de estrategias de mejora.

 

Te cansa y no te motiva

Te cansa, ya no te motiva, ya no te entusiasma. ¿Por qué puede suceder? Podemos iniciar diciendo que:

  • No tienes buena empatía con los pacientes, ellos te irritan y te molestan.
  • Tienes problemas irreparables con tus vecinos o tu arrendador a tal grado que ni en foto los puedes ver.
  • Mucho trabajo y muy pocas ganancias.
  • El ambiente de trabajo en general lo detestas, quizá por las personas a tu alrededor, el exceso de ruido, etc.
  • Levantarte e ir a tu negocio dental lo haces más por obligación y no por pasión como lo hiciste el primer día, entonces te causa estrés ya no te motiva.

Sin importar en cuál situación te encuentres no cierres tu negocio hasta haber realizado al menos un par de estrategias de mejora.

Conflictos entre socios

Quizá comenzaste tu negocio dental con la colaboración de un amigo o amiga o un grupo de éstos, al principio creyeron que juntar sus habilidades y recursos sería una excelente idea. Y así fue hasta que comenzaron los problemas. Algunos ejemplos de problemas son los siguientes:

  • Ruta no compartida. Tu sociedad comienza a desmoronarse porque tú quieres llevar el negocio dental hacia un lugar pero tu contraparte en la sociedad quiere un lugar distinto. A pesar de que tú sepas que tu camino redituará más. Tu sociedad piensa lo opuesto.
  • El síndrome mi casa es más grande que la tuya. Tú o tu socio o socia se creen mejor que la otra parte, que realiza más actividades y que dichas actividades son mejores que las del otro. Una lucha de egos comienza, “por qué yo gano X si yo hago más”, “por qué se debe hacer lo que tú dices si mi trabajo siempre es mejor que el tuyo”

Sin importar en cuál situación te encuentres no cierres tu negocio hasta haber realizado al menos un par de estrategias de mejora.

 

 

Para cerrar tu negocio dental debiste haber pasado por alguna de las situaciones anteriores y lo más importante realizaste estrategias para mitigar ese dolor. Si después de intentar enderezar tu barco ves que ya no hay cabida para este negocio entonces… déjalo ir y busca nuevos horizontes. Si tu vida ya no es vida por la preocupación, el sobre estrés o tu salud se ve afectada déjalo ir.

Sanarás y volverás encontrar tu rumbo, confía y cree en ti.

 

Lo que hoy compartimos son algunas razones para cerrar tu Negocio dental, si te ha pasado o tienes otras en mente compártelas con la comunidad

 

 

Suscríbete a nuestro boletín llenando los siguientes campos y entérate de todo lo relacionado al mundo empresarial odontológico.