Como dentista hay días que me desmotivo

Como dentista hay días que me desmotivo

Tengo mi consultorio y me encanta, pero…

 

“¡Estoy muy emocionado por comenzar con mi propio consultorio! Será increíble, haré lo que me apasiona, ayudar a un montón de gente, y disfrutar de la libertad de no tener un jefe. Woo hoo” – Son las palabras que se escuchan cuando un Profesional de la Salud Bucal se decide a emprender, la adrenalina se encuentra al máximo y todos lo pueden notar, sin embargo ¿qué sucede cuando ya se encuentra en el día a día en el negocio del Consultorio?

Los retos diarios que se enfrentan en el Consultorio, las altas y bajas de las ventas, y la nunca e incanzable carrera para buscar incrementar los ingresos pueden facilmente dañar el espítitu de uno. Y una vez que te sientes triste o desmotivado es más difícil salir de tu zona de confort o enfocarte en las prioridades de tu consultorio. Tú quieres el éxito de tu Consultorio Dental entonces , y afortunadamente solamente comienza a realizar unos pequeños ajustes en tu día para mantenerte motivado y llegar a lo que siempre has deseado.

 

  1. Entiende tus metas

 

¿Tenías una visión de tu consultorio cuando empezaste? Tu visión es la semilla que germinará para el éxito de tu Consultorio, escribe o renueva esa visión donde digas a dónde quieres llegar con tu negocio, por qué lo estás haciendo y déjalo visible siempre para ti, donde puedas leer diario el por qué estás en este camino.

Para tus metas más pequeñas escribe una Lista de tareas en las que te puedas mantener enfocado, primero en una y después en otra. Experimentarás el sentimiento de satisfacción cada vez que termines una tarea y avances a la otra. Has de esta lista de tareas un hábito, la puedes crear diario o semanalmente, te permitirá planear a futuro poniendo las priopridades que realmente importan.

 

  1. Cambia, mezcla y alocate

 

¿Has notado que pierdes la motivación porque te encuentras en una rutina? Mismas cosas, día diferente…

Esta actitud puede dañar tus aspiraciones y tu espíritu, una forma en que no caigas en esa tediosa rutina es ¡mezclarlo todo y alocarse! Planea tu agenda personal haciendo cosas en diferente orden, destina tiempo fijo para todas las actividades tratando de usar diferentes habilidades que poseas o que quieras poseer. ¿Te imaginas tú creando tu propio logo? o ¿Creando el curriculum perfecto que desearías revisar para tu próximo colaborador? O tal vez pintando la nueva fachda de tu consultorio.

Rétate a ti mismo con actividades que harán tu consultorio un mejor lugar para trabajar, más agradable a los pacientes y que te remunerará.

Esta técnica te puede llevar un poco más de tiempo ya que se debe planear, pero te puede ayudar a mantenerte entusiasta durante tu día.

 

  1. Recompénsate

 

Muchos doctores fallan al no recompensarse por los éxitos de su Consultorio ya que se concentran en las cosas que deben ser hechas en lugar de también concentrarse en lo que ya se ha logrado.

Recompensa a ti y a tus colaboradores (si tienes) después de lograr objetivos, de llegar a esas victorias sin importar qué tan grandes o pequeñas sean. Las recompensas pueden ser en forma de comentarios positivos acerca del trabajo de todos por la actividad realizada. Vete al espejo y dile a esa persona que ves ¡Eres genial, me encantas!

Antes de terminar el día recuerda las cosas que se lograron hacer ese mismo día y felicitate a ti y a los demás por el trabajo bien hecho.

Claro que también te puedes recompensar con una salida al cine o lo que más te guste, ¿verdad? : )

Una actitud positiva puede aumentar tu motivación y mantener una calidad constante en el trabajo. ¡Recuerda que este tipo de actitud es contagiosa!

 

  1. Lee o haz algo motivacional

 

“La única cosa peor que empezar algo y fallar … es no empezar” – Seth Godin

Y si todo lo que hemos dicho no te funciona lee citas de inspiración, artículos de motivación e historias de éxito de otros como tú.

Recuerda que no estás solo, otras personas, otros dentistas han pasado por esta situación y salen adelante, es un situación que a veces debemos conocer para voltear y decir ¡Sí puedo y sí vale la pena!

 

 

Trata de usar estos consejos dentro de tu práctica diaria para que siempre puedas mantener la motivación y sigas disfrutando de este juego llamado vida y pasión por la Odontología.

 

¿Tú cómo te motivas? Comparte lo que haces : )

 

 

Suscríbete a nuestro boletín llenando los siguientes campos y entérate de todo lo relacionado al mundo empresarial odontológico.

Aviso de privacidad